Responsabilidad social y medioambiental

Presente en Francia desde hace 30 años, SWISS KRONO Francia es un actor industrial decisivo en el campo de los productos de madera.

Y ahora, más que nunca, la empresa sigue una iniciativa de desarrollo sostenible.

SWISS KRONO promueve por ejemplo el uso de madera certificada PEFC y contribuye así a la gestión sostenible de los bosques con sus propias empresas madereras.

Ubicada en el corazón de un bosque y cerca de los principales centros de consumo, SWISS KRONO reduce su radio de suministro de materias primas y de entrega de productos, lo que le permite limitar significativamente su huella de carbono.

Además, el grupo, y en particular la planta francesa, realiza importantes inversiones para reducir la dependencia de sus fábricas de los combustibles fósiles, utilizando polvo y residuos de materia prima como combustible.

Además, el uso de madera para la fabricación de paneles permite fijar de manera sostenible el CO₂ de la atmósfera en productos de construcción o muebles que a su vez se podrán revalorizar al final de su vida útil.

La estrategia del grupo a largo plazo incluye inversiones específicas para la protección del medio ambiente y la reducción del consumo de los recursos naturales:

  • Reducción del consumo de materias primas, de agua y de energía
  • Utilización de madera reciclada cuando sea posible
  • Uso de biomasa renovable para reducir el consumo de combustibles fósiles (petróleo y gas natural).

SWISS KRONO se compromete a proteger el medio ambiente, a preservar los recursos naturales, a innovar, a transmitir su pasión por la madera y a hacerla accesible para todos.


Características de la planta de Sully:

UN SUMINISTRO CONTROLADO

Madera 100 % francesa con un radio de abastecimiento medio de 180 km.

  • Reducción del impacto ambiental del transporte de materias primas
  • 15 vueltas al mundo ahorradas cada año, lo que equivale a 600 000 km. 180 camiones recibidos/día
  • 100 camiones de madera para tableros de aglomerado, la mitad de madera reciclada
  • 80 camiones de troncos para OSB (50 % de madera resinosa y 50 % de madera dura). 15 hectáreas de superficie de almacenamiento para cubrir casi un mes de producción para cada línea
  • Los controles de calidad y las muestras se toman en la caseta de vigilancia para determinar el porcentaje de materia seca (sequedad de carga)

UNA PRODUCCIÓN ECORRESPONSABLE

Los troncos se descortezan y luego se cortan con las cortadoras. Las láminas obtenidas se secan en secadores giratorios y se consigue una tasa de humedad del 5 % (a 110 °C). Luego se pasan a las máquinas clasificadoras y se dividen en las diferentes capas del tablero:

  • las láminas más finas forman la capa interna
  • las láminas más grandes se dividen en 2 capas externas

El descortezador y las 2 cortadoras se instalaron en la planta en 2017 y desde entonces hemos aumentado del 20 al 50 % la producción de madera dura. Estas inversiones permiten dinamizar los recursos locales en la región Centro-Val de Loire y contribuyen así a reducir nuestro impacto ambiental. El reciclado de la corteza nos permite producir el 58 % de nuestras necesidades energéticas. Nuestra iniciativa de reducción del consumo de energía cuenta con la certificación ISO 50001 desde 2017.

UN AMBIENTE MÁS SALUDABLE
Uno de los primeros electrofiltros húmedos (que utiliza agua) en Francia en una fábrica de aglomerado. Instalado desde 2013, cumple con 6 años de adelanto a la normativa europea de 2019 sobre calidad del aire. Permite captar las partículas de polvo procedentes del secado de virutas en la línea de tableros de aglomerado.

  • Las partículas se lavan y a continuación son atraídas por un campo electrostático
  • Utilizamos el polvo residual como combustible en nuestra caldera. Las emisiones liberadas a la atmósfera son controladas continuamente por un organismo independiente acreditado.

Gestión sostenible de los bosques
El 80 % de la madera que utilizamos proviene de bosques gestionados por SWISS KRONO en un radio de 100 km alrededor de la planta. SWISS KRONO utiliza maderas de bajo valor, como el pino y el abeto (76 %), y no utiliza pegamentos de tipo formaldehído. Utilizamos materia prima de madera varias veces, contribuyendo así activamente a la reducción de las emisiones de CO2. Las inversiones realizadas en la planta de Sully permiten mejorar y optimizar el uso de todas las materias. Reciclamos todos los residuos como fuente de energía para la producción. Un dispositivo de recuperación permite reutilizar los flujos de energía varias veces.