Fabricación y procesos

¿CÓMO FUNCIONA UN PROCESO?

  • La madera llega en forma de troncos o a granel al patio de madera para ser transformada en virutas (para los tableros de aglomerado) o en láminas (para el OSB).
  • La madera se seca y se selecciona para crear las distintas capas del tablero.
  • Luego se encola y se dispone a lo largo de la prensa.
  • El prensado se efectúa a alta presión y temperatura para cocer el tablero.
  • Con una sierra diagonal se cortan los tableros a lo largo.
  • Entonces los tableros pasan por unos enfriadores y luego vuelven a ser cortados a lo largo antes de ser apilados y almacenados.
  • Los talleres de placa permiten transformar los tableros de aglomerado y de OSB en placas (con ranuras y lengüetas).
  • Los paneles de aglomerado pueden servir de soporte para los paneles decorativos de madera laminada.
  • Las prensas del taller de madera laminada permiten pegar el papel decorativo sobre los tableros de aglomerado bruto.
  • Cada tablero es verificado mediante un control visual antes del apilado, flejado automático y almacenamiento para su expedición.
  • Algunos tableros de madera laminada se pueden transformar en el taller de tablas.

PRENSA OSB CONTINUA PARA OPTIMIZAR LA PRODUCCIÓN

Una vez descortezadas, rebanadas, secadas y clasificadas, las láminas pasan por las encoladoras, donde son rociadas con cola sin formaldehído. Las conformadoras forman la “manta” (colchón o pastel) en una cinta transportadora:

  • la primera y la última conformadora forman las capas externas y están equipadas con orientadores para que las láminas queden a lo largo del tablero.
  • las otras 2 forman la capa interna del tablero.

La manta entra en la prensa a 250 °C, con una presión de 300 bares. Este proceso permite cocer el tablero y darle todas sus características técnicas. Los tableros se cortan de forma continua con 2 sierras diagonales. Pasan por un enfriador para luego ser cortados, apilados, flejados y almacenados para su expedición. Las 2/3 partes de la producción se transforman en placas con lengüetas y ranuras. Los tableros se utilizan para la construcción: paredes, suelos, techumbres, estructuras de madera para casas, así como para el embalaje y, cada vez más, para el diseño interior.